Padre, hijo y espíritu armado.

alvaca

©Alvaro Andres Cardona

La vida partida en dos, el dolor, el desamparo, la impotencia, el reparo inexistente. Una obra que utiliza como metáfora fotografías rasgadas de seres idos sin razón, con violencia. Seres desterrados de la vida, que se quedaron vagando como fantasmas en la conciencia de quienes no pudieron despedirlos. Son ellos quienes completan un retrato armado con el ser amado. Padre, hijo y espíritu armado.

Cuando Álvaro me invitó a su exposición no pude negarme, él mismo me haría una visita guiada por la misma. Yo ya conocía su trabajo pero solo lo había visto por internet. Nos encontramos en la biblioteca a eso de las seis de la tarde y me contaría los detalles de cómo llegó hasta la selva del Catatumbo, en Norte de Santander, para cumplir con un reto personal que bien supo camuflar en un trabajo por encargo. Quería contar una historia, y para ello debería merecer la confianza de muchas personas, hacerse amigo para volverse familia, y entender.  Asumir y asimilar, sentir e interpretar, para mucho después, abstraer y retratar. Para contar, solo para contar.

El rostro del desaparecido se combina con el rostro del que quedó con vida, en un acertado ensayo fotográfico que muestra lo irreparable de la guerra, en cara de las víctimas. Esta es la obra de Alvaro Andrés Cardona, ganador del VII Premio Colombo Suizo de Fotografía.
Este trabajo se expone actualmente y hasta el 25 de Mayo en la Biblioteca Julio Mario Santodomingo. Luego seguirá su recorrido por la red de bibliotecas públicas de Bogotá.

Instalación de la exposición en la Biblioteca Julio Mario Santodomingo

Instalación de la exposición en la Biblioteca Julio Mario Santodomingo

No dejen de ir a verlo, y de visitar la página de Álvaro: www.alvaca.net